El Lenguaje Corporal como herramienta para potenciar el liderazgo

Lenguaje corporal

Si bien la palabra es la base de la comunicación (comunicación verbal), la gesticulación (comunicación no verbal) enfatiza el mensaje y lo refuerza haciendo que este sea más exacto y fácil de entender por el emisor.
De acuerdo al estudio realizado por el antropólogo Albert Mehrabian lanzó un resultado sorprendente: tan sólo un 7 por ciento de la comunicación entre dos personas se realiza mediante palabras. Un 38 por ciento se comunica mediante la voz y todos sus componentes (volumen, entonación…) y el 55 por ciento restante se lleva a cabo a través del lenguaje corporal (gestos, posturas, mirada…).

Una buena comunicación mejora la productividad en nuestros entornos laborales y familiares y esto hace que el clima laboral y familiar sea el idóneo para sentirse realizado. Dedicar tiempo en mejorar la comunicación con los demás influye en tu calidad de vida y la de tu entorno.

La comunicación es un elemento vital e imprescindible en el comportamiento que los miembros de una organización pueden llegar a tener, la comunicación cumple con cuatro funciones básicas en una empresa: control, motivación, expresión de emociones e información. (Chiavenato 2009).

El liderazgo y la comunicación son entendidos como dos herramientas indispensables para el éxito de toda organización o empresa; ningún líder podrá relacionarse, ni dirigir correctamente a sus colaboradores sin una comunicación adecuada.

Es por ello que te presentamos algunos tips para que puedas aprender nuevas habilidades que te ayudarán a tener una comunicación efectiva que contribuirá a lograr ser un líder aún más exitoso:

 

1) El uso de las manos

Mostrar las palmas de las manos abiertamente mientras hablas es un signo inequívoco de que estás dispuesto a trabajar en equipo y liderar la misión con honestidad. Además, es un comportamiento que inspira confianza en tus interlocutores.

2) Contacto visual

Nunca evites el contacto visual con tus interlocutores, ya sea que estás expresando una idea o explicando los beneficios de hacer negocios con tu empresa, es importante que establezcas una conexión mental a través de la mirada y que pasees tu mirada hacia todas las personas que se encuentren allí reunidas.

3) Postura

Al dar una charla o realizar una exposición, extiende tus brazos y evita los clásicos errores como cruzar los brazos por mucho tiempo o dejar las manos en los bolsillos. Cuando te sientes apoya con soltura tus brazos y abre tu chaqueta, y al estar de pie camina con la espalda derecha. Te ayudará a verte más saludable y ganarás unos cuantos centímetros (la mayoría de las personas caminan encorvadas).

4) Tono de la voz

Hablar de forma monótona puede producir aburrimiento. Dale precisión a tus palabras separando algunas sílabas y dando énfasis en tu mensaje en algunas palabras o frases. (Los políticos son expertos en usar este recurso).

5) Utiliza tu cuerpo

Utilizar efectivamente tu cuerpo, al abrir los brazos, señalar algún punto de la presentación, extender la mano para expresar mejor una idea, tener libertad para mover tu cuerpo es un signo de liderazgo, siempre que utilices estos gestos por debajo del nivel de los hombros pues da una sensación de inclusión al auditorio.

En conclusión, el lenguaje corporal nos permite inferir cómo se siente, qué rasgos dominan la personalidad o cuáles son las intenciones de las personas y, es evidente que el liderazgo es algo que está en la mente de los demás. Hay una serie de elementos que nos hacen decir que: “esa persona es un líder”. La clave estará no tanto en lo que digan sino a través de “cómo lo digan y cómo lo hagan”, es decir, a través de la comunicación no verbal.

Fuentes:
– https://pensamientoscollier.wordpress.com.
– http://www.soyentrepreneur.com
– Liana Sereno N.